viernes, 2 de octubre de 2009

Nota informativa de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán











¡A los seguidores de Cultura Autlán!

Como lo prometimos…seguimos en este espacio para brindar información relevante sobre la riqueza natural que hay en nuestro país. En esta ocasión les platicaremos acerca de las áreas protegidas, los beneficios que ofrecen y su clasificación:

El instrumento de política ambiental con mayor definición jurídica para la conservación de la biodiversidad son las Áreas Protegidas. Éstas son porciones terrestres o acuáticas del territorio nacional representativas de los diversos ecosistemas, en donde el ambiente original no ha sido esencialmente alterado.

Las Áreas Protegidas producen una serie de beneficios ecológicos que van desde ofrecer:
- Hogar a muchas especies de animales y plantas
- Regulación del clima
- Protección a cuencas hidrológicas
- Protegen las costas y retardan la erosión
- Nos proveen de recursos y materias primas
- Ofrecen oportunidades para la recreación y el ecoturismo, brindando una gran riqueza escénica y paisajística
- Son campo para la investigación científica y tecnológica
- Sus beneficios alcanzan no solamente al que vive dentro de ellas.

Estas áreas protegidas se crean mediante un decreto presidencial y las actividades que pueden llevarse a cabo en ellas se establecen de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, su Reglamento y el programa de manejo.

Como ya habíamos mencionado, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) administra 171 áreas naturales de carácter federal y estas se clasifican en las siguientes categorías:


Parques Nacionales: Áreas con uno o más ecosistemas que signifiquen valor científico, educativo, que contengan valor histórico, existencia de flora y fauna y aptitud para el desarrollo del turismo, ejemplo: PN Nevado de Colima en Jalisco.

Monumentos Naturales: Áreas que contienen uno o varios elementos naturales de valor histórico o científico, ejemplo: El Cerro de la Silla en Monterrey.

Áreas de Protección de Recursos Naturales: destinadas a la preservación y protección del suelo, las cuencas hidrográficas, las aguas y en general los recursos naturales en terrenos de aptitud preferentemente forestal, ejemplo: Cuatrociénegas en Coahuila.

Áreas de Protección de Flora y Fauna: lugares con hábitats de cuya preservación dependen la existencia, transformación y desarrollo de especies de flora y fauna silvestres, ejemplo: Sierra de Quila y La Primavera en Jalisco.

Santuarios: establecidos en zonas con riqueza de flora o fauna o por la presencia de especies o hábitat de distribución restringida. Abarcan cañadas, vegas, relictos, grutas, cavernas, cenotes, caletas u otras unidades topográficas o geográficas que requieran ser preservadas o protegidas, ejemplo: Zicuirán-Infernillo en Michoacán, Isla Isabel en Nayarit.

Reserva de la Biosfera: áreas representativas de uno o más ecosistemas no alterados por la acción del ser humano o que requieran ser preservados y restaurados, incluyendo a las consideradas endémicas, amenazadas o en peligro de extinción, su principal característica es la presencia de asentamientos humanos, ejemplo: Sierra de Manantlán en Jalisco y Colima.

Hasta la próxima…



Pregunta de la Quincena:

Mencionamos que los beneficios que ofrecen las áreas protegidas no solamente son para quien vive dentro de ellas… Tú que vives muy cerca o lejos de algún área protegida, ¿de que manera te has visto favorecido por ella?



Texto proporcionado por Verónica Elías Vázquez, de la Dirección de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán
Publicar un comentario