martes, 1 de septiembre de 2020

Hace cien años: el Autlán que vio nacer a la Sociedad Mutualista

Socios mutualistas durante el XIV Congreso Nacional Mutualista. 1945.


Hoy hace cien años fue fundada, en una reunión de vecinos convocada por don Felipe Uribe en la Plaza de Gallos (actual imprenta Soltero) la Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos de Autlán, que a lo largo de un siglo ha ejercido una influencia notable en el desarrollo del pueblo, por los motivos que expondremos en un futuro texto. 
Hoy queremos traer a la memoria algunos otros acontecimientos notables que ocurrieron en Autlán en ese mismo año y acciones que personas originarias de aquí realizaron en otros lugares.
El 15 de junio de ese año vio la primera luz en la finca que actualmente ocupa el Museo y Centro Regional de las Artes el niño Reynaldo Vito Corona Godoy, primo hermano de Áurea Corona y quien llegaría a ser un notable pianista. Luego de vivir por unos años en Guadalajara, donde recibió clases de piano de su prima, comenzó una carrera musical que coincidió en el tiempo con la época de oro de la radio nacional: de esta forma trabajó en las principales emisoras de México como ejecutante de piano y acompañando a las grandes figuras de la música popular de aquellos años, llegando incluso a ser director artístico de la radiodifusora XEW. Gran amigo de Mario Ruiz Armengol, incursionó también en la naciente televisión con programas como Max Factor, las estrellas y usted, Toficos y el del cantante Emilio Tuero. Para entonces ya hacía pareja artística y sentimental con la cantante veracruzana Lupita Corazón, con quien realizó giras por México, Estados Unidos y Latinoamérica. 
Ya que mencionamos a Áurea Corona, 1920 fue el año en que ella, con 14 años de edad, dejó Autlán para radicarse en Guadalajara y comenzar sus estudios en la afamada Academia Serratos, del profesor Ramón Serratos. Ahí tuvo como compañera en los primeros años a la zapotlense Consuelo Velázquez. Al terminar sus estudios Áurea pasaría a formar parte de la planta docente de la academia y, tiempo después, fundaría su propia escuela de música, en la que llegarían a impartir clases eminencias como Domingo Lobato y Manuel de Jesús Aréchiga. Formadora de muchas generaciones de pianistas y promotora de la música en Guadalajara, Áurea recibiría gran cantidad de homenajes, incluso en el Teatro Degollado. Actualmente en Autlán se celebra cada año un festival de piano que lleva su nombre. 
Según Bertha Alicia Gutiérrez Lugo en su libro Ciudadanos distinguidos de Autlán, en 1920 la profesora María Mares Germán ya era directora de la Escuela Superior para Niños, que ocupaba la finca que hace algunos años albergó al Centro Cultural Autlán y que ahora está abandonada. En esa escuela recibieron clases personajes relevantes para la cultura local y nacional: Ernesto Medina Lima y Antonio Alatorre son un buen botón de muestra. 
En asuntos mucho menos agradables, 1920 fue el año en que Pedro Zamora cometió su último levantamiento armado contra el gobierno y su último ataque al pueblo de Autlán. Esto ocurrió el 9 de agosto, siendo Zamora jefe de Operaciones Militares en la región, con el grado de general y, claro, avecindado en Autlán. Luego de algunos meses de una tranquila estadía en el pueblo, donde las familias acomodadas (sus antiguas víctimas) ya lo tenían integrado a su círculo social como un constante invitado a comidas y bailes, la noche de ese 9 de agosto, sin dar previamente algún indicio de su terrible decisión, dio manos libres a su tropa para el saqueo, echó “préstamos forzosos” a sus hasta poco antes amistosos anfitriones y partió rumbo a la Costa por el camino de Purificación, donde cometió una serie de delitos más. Poco después sería derrotado por el general Rafael Buelna y obligado a retirarse a la hacienda de Canutillo, bajo la vigilancia de Pancho Villa. Esta última oportunidad también la desperdició y fue asesinado, al parecer por la policía, en la ciudad de México, donde estaba sin permiso del Centauro del Norte, en febrero de 1921. 
Si hemos de dar crédito al corresponsal del diario El Informador, tendremos que recordar otro momento poco agradable de ese 1920 en Autlán. Según la nota publicada en ese periódico el 12 de abril, los peregrinos autlenses que acudieron al santuario de Talpa en la Semana Santa anterior lo pasaron mal: de todos ellos fue raro el que no se enfermó de influenza, cuya epidemia se vivía con fuerza en el pueblo, muriendo algunos de ellos en el camino de regreso al pueblo y otros ya estando aquí. 
Según el doctor Hirineo Martínez Barragán en su exposición Origen de un poblado y vicisitudes de una familia, presentada en la sesión mensual del capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco de agosto de 2019, en el censo nacional de 1920 ya no aparecía el pueblo de El Cabrito. Este oscuro dato esconde una tragedia inscrita en el contexto de la lucha agrarista: los habitantes de El Cabrito, que era un pueblo ubicado junto al actual El Rodeo, habían sido obligados anteriormente a abandonar sus casas por el hacendado de Ahuacapán, temeroso este último de que los campesinos fueran a pedir al gobierno la dotación de tierras pertenecientes a la hacienda. Las familias tuvieron que irse de su pueblo, algunos se fueron a Autlán, otros a Ahuacapán y otros a diversos lugares. Poco después comenzaría a poblarse El Rodeo, precisamente como un campamento de agraristas. 
Pero los autlenses también se divertían en 1920: según otra nota de El Informador, publicada el 27 de febrero de 1920, el Carnaval de ese año había estado especialmente animado, gracias a la banda militar traída por los oficiales del destacamento que estaba instalado en el pueblo y que había amenizado el baile que les había tocado organizar a los militares, que ese año conformaron uno de los gremios del Carnaval, y además ofreció serenatas en el kiosco del entonces jardín Madero. En la nota se expresaba que los autlenses ya lamentaban la ausencia de la banda. 
Y, hablando de militares, en 1920 el autlense Paulino Navarro Serrano obtuvo el grado de general de brigada, otorgado por el general Francisco Serrano, según la conferencia Apuntes biográficos del general Paulino Navarro, de Carlos Martín Boyzo Nolasco. Navarro moriría combatiendo a los rebeldes delahuertistas en diciembre de 1923. 
El político y empresario autlense Alejandro C. Villaseñor accedió por primera vez a la presidencia municipal de Nogales, Sonora, en 1920, donde vivía desde 1906. Era el inicio de una carrera importante en el norte de Sonora, en la que se llegaría a ser diputado local, cónsul en Nogales, Arizona, fundador de la Cámara de Comercio de Nogales, entre otras actividades, que convirtieron a don Alejandro en un personaje importante de aquella ciudad. 
También en 1920 era presidente municipal de Autlán el señor Florencio Topete Valencia, quien años después ocuparía ese mismo cargo en Guadalajara, luego de ser secretario general del territorio de Baja California, tesorero del Estado de Nayarit y, luego, candidato a gobernador de Jalisco. 
Otro autlense que se convirtió en un personaje notable fuera del valle fue don Efraín González Luna, quien consiguió el título de abogado por la Escuela de Jurisprudencia de Guadalajara el 29 de octubre de 1920. En el desempeño de esta profesión asesoró a la Arquidiócesis de Guadalajara y a organizaciones mercantiles y bancarias pero también fue un destacado político e intelectual, traductor al español de la obra de poetas franceses, del Ulises de James Joyce, entre otras, publicadas en la revista Bandera de Provincias. 
También por el año de 1920 el profesor Salvador M. Lima García, nacido en Autlán en 1884, fue nombrado director de la Escuela Normal para Profesores, donde el año siguiente publicó su primer libro, Para los maestros de escuelas rurales. Fue autor de otros libros de texto especializados en temas de pedagogía. 
Como podemos ver, 1920 fue un año importante en nuestra historia local. 

Fuentes: 

· Boyzo Nolasco, Carlos Martín. Conferencia Datos biográficos del general Paulino Navarro

· Corona, Alejandro. Semblanza de Reynaldo Vito Corona Godoy

· Corona Cortés, Sylvia Hirenia. Semblanza de la maestra Áurea Corona. 2013. 

· Gutiérrez Lugo, Bertha Alicia. Ciudadanos distinguidos de Autlán, 2002. 

· Mardueño Soltero, Javier. Semblanza de Efraín González Luna

· Martínez Barragán, Hirineo. Conferencia Origen de un poblado y vicisitudes de una familia

· Mascareñas, Enrique. El Nogales de ayer

· El Informador, 27 de febrero de 1920. 

· El Informador, 12 de abril de 1920.

· Semblanza de Florencio Topete Valencia publicada en www.autlan.gob.mx

No hay comentarios: