domingo, 10 de diciembre de 2017

Hasta pronto, deGrana

La nobleza. Óleo de Ana Rosa Villaseñor. 1993.


Mediante un oficio difundido en Facebook y firmado por Carlos Efrén Rangel y Fabián Álvarez, sus directores, el sitio web deGrana.com anunció el pasado viernes que no cubrirá los próximos carnavales, sin precisar cuántos, debido a que los integrantes de su equipo han tomado otras responsabilidades en sus proyectos de vida. Queda, sin embargo, en el aire la posibilidad de una segunda etapa en el trabajo editorial que deGrana realizó durante 12 años en la cobertura de las actividades del Carnaval de Autlán, incluyendo las previas y las posteriores a los famosos diez días.
La noticia causó sorpresa y desaliento entre el público, manifestados en los comentarios y las "reacciones" que la mencionada red social permite a sus usuarios para interactuar. Y no es para menos: según la Asociación Mexicana de Internet el 54% de los usuarios de Internet en México tienen 24 años de edad o menos, de lo que podemos inferir que eran apenas adolescentes cuando deGrana comenzó a trabajar.
Para este grupo de población deGrana ha sido siempre un elemento importante de su forma de vivir el Carnaval: acostumbrados desde la infancia a convivir con las tecnología de la información, para ellos es casi tan importante la plaza de toros como las redes sociales o las páginas web, donde habitualmente buscan las coberturas fotográficas de deGrana con la esperanza de encontrarse a ellos mismos o a sus amigos en alguna de las imágenes, consultan por la mañana el programa de actividades de cada día del Carnaval o las crónicas o reseñas de lo que hubo el día anterior. Mediante sus publicaciones, además, los autlenses radicados en otros lugares del mundo podían estar enterados de todo lo que ocurría durante la principal fiesta de Autlán. En 2018 les costará trabajo acostumbrarse a no contar con este servicio.
DeGrana, como el callejón del vicio (guardando, claro, las debidas distancias), es uno de esos elementos que, sin sentir, se han ido convirtiendo en parte del Carnaval de Autlán, sin ser impuestos por una autoridad. Y que son, precisamente por eso, mejor acogidos por la afición.
Los autlenses estaremos esperando su segunda etapa.
Publicar un comentario