miércoles, 13 de diciembre de 2017

El plan de Zacate Grullo

Antonio Rojas


El 13 de diciembre de 1864 "al caer el sol", o sea, hace 153 años más o menos a esta hora, las Brigadas Unidas republicanas, comandadas por Antonio Rojas, Anacleto Herrera y Cairo (gobernador de Jalisco) y Julio García (gobernador de Colima) promulgaron en la hacienda de Zacate Grullo, en ese entonces dentro del municipio de Autlán y que sería el núcleo del actual pueblo de El Grullo, el plan al que bautizaron con el nombre de ese lugar. En el contexto de la guerra contra el Imperio de Maximiliano y justo cuando todo parecía ir en contra del bando republicano, este plan ponía entre la espada y la pared a los habitantes del Occidente del país, contra quienes ejercía una dureza y exigencia brutales.
Los artículos de este plan, tomados del libro Autlán, de don Rubén Villaseñor Bordes, decían lo siguiente:

Artículo 1°.- Los abajo firmados nos comprometemos solemnemente y bajo juramento a defender la Independencia de la República contra toda intervención, peleando hasta morir si fuera necesario.
Artículo 2°.- Todos aquellos que no aprueben el presente pacto mostrándose indiferentes para la defensa nacional, serán considerados como enemigos y pasados por las armas.
Artículo 3°.- Los que de cualquier manera sean infieles a la República y hagan alianzas con el Imperio, serán pasados por las armas.
Artículo 4°.- Las poblaciones donde no sean recibidas las fuerzas republicanas con regocijo, negándoseles abierta hospitalidad, serán incendiadas y sus habitantes obligados a pelear como soldados rasos o pasados por las armas, según la gravedad del delito.
Artículo 5°.- Todos los prisioneros que se hagan al enemigo; sean de la categoría que fueren, serán pasados por las armas inmediatamente, sin necesidad de identificarse la persona.
Artículo 6°.- Todas las propiedades de particulares pasan a ser propiedad de las Brigadas Unidas;en consecuencia, todos aquellos que se rehúsen a proporcionar víveres, pasturas, dinero y cuanto más se les pidiere, serán pasados por las armas.
Artículo 7°.- Todos los que forman las Brigadas Unidas son libres para firmar o no este convenio, pero una vez firmado tendrá la pena de muerte el que no lo acatare o cometiere delito de deserción.

Dado en la hacienda de Zacate Grullo...

Según Ireneo Paz, el secretario del gobernador Julio García y abuelo del intelectual Octavio Paz, luego de la lectura del plan el cabecilla Antonio Rojas preguntó a los concurrentes (todos los oficiales de las Brigadas Unidas) si preferían pasar a firmar o recibir "su pasaporte". Intimidados por los 500 "galeanos" (los soldados bajo las órdenes de Rojas) que rodeaban el recinto, todos los presentes suscribieron el pacto, justo 48 años antes de la erección del municipio de El Grullo.
Publicar un comentario