domingo, 13 de noviembre de 2016

Sobre el programa del festival Nocheztli 2016

El grupo Ars Antiqua en el festival Nocheztli 2013.


Un concierto de El Gran Silencio, otro de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, otro de Golden Ganga. Un espacio para artistas de la región con propuestas originales, donde servirán como abridores para los artistas que mencioné al principio y, además, en un escenario de primer nivel, sonorizado profesionalmente (nada de sonidos “verduleros”) y en un lugar capaz de recibir a miles de personas.
Esto es, a grandes rasgos, lo bueno que tendrá la edición 2016 del festival Nocheztli. Y, en realidad, no es poca cosa: si en 2012 se hubiera anunciado una actividad como esta en Autlán, la reacción del público habría sido de júbilo, de incredulidad y hasta de rechazo, todo por la magnitud del programa.
Desafortunadamente para todos, tenemos el recuerdo reciente del festival de 2013, sin precedente en toda la región y, seguramente, sin réplica en las próximas décadas: 15 millones de pesos de presupuesto y tres semanas de actividades variadas, con artistas de primer nivel. Ante esto, el programa de 2016 palidece enormemente, al grado de parecer un simple resumen de las anteriores versiones.
Aunque es cierto que este festival Nocheztli nos llegó a los autlenses prácticamente de la nada, producto de las buenas gestiones de funcionarios municipales y no de una dinámica social (es decir, nos llegó “sin pedirlo”), reúne algunas características que lo hacen susceptible de convertirse en un importante activo cultural del municipio: podría ser una especie de antítesis del Carnaval, una actividad tan fuerte como éste en cuanto a convocatoria y proyección, pero a realizarse en la segunda mitad del año y enfocado a un público distinto (hablando solo de las actividades artísticas), lo que ayudaría a equilibrar la actividad cultural, pero también la económica, a lo largo del año. Ya no sería, pues, solamente el Carnaval el momento cumbre del año.
Pero, para esto, hay que defender el festival y evitar su deterioro, que no ha parado de avanzar desde su primera edición. Hay que establecer un mecanismo para fondearlo y una organización especializada que trabaje durante todo el año. Y, por sus características, es el Ayuntamiento de Autlán quien debe encabezar esta defensa y evitar que Nocheztli se pierda. De no lograrlo, el costo político sería altísimo.
Publicar un comentario en la entrada