viernes, 26 de agosto de 2016

Actividades de la delegación autlense en el Festival de Billingham 2016

Foto de Danielle Cutler, tomada de la página de Facebook del Festival de Billingham. 

A principios de esta semana regresaron a Autlán los integrantes del ballet La Grana y del mariachi Rosales después de pasar un par de semanas en Inglaterra, participando en la edición 52 del Billingham International Folklore Festival of World Dance. Con este motivo, ayer sostuvimos una plática con el director del ballet, Orlando Ramírez, quien nos contó sobre su experiencia.
Los dos grupos tuvieron una actividad intensa durante todos los días: todo comenzó el sábado 13 de agosto, después de una semana de ensayos ya instalados en Billingham, con un Desfile de Naciones por el centro de la ciudad en el que participaron todas las delegaciones, después del cual cada una ofreció una muestra del folclor de su país. De esta actividad recordamos todavía con emoción el momento en que el mariachi Rosales interpreta Viva Autlán, acompañado con las palmas por el público inglés.

Una vista del Forum Theatre, tomada de su página de Facebook.

Los organizadores del festival cuentan con cuatro foros en la ciudad, en los que se desarrollaron las actividades diarias y en las que las delegaciones de cada país tenían presentaciones todos los días, en diferentes horarios: la Arena, que es un foro al aire libre,  los teatros Forum y Middlesbrough y la llamada Rampa, que es un foro alterno donde se realizan la mayoría de las actividades del festival.
La rutina del día comenzaba temprano, con una reunión entre los directores de los distintos grupos para determinar la logística del día. Las delegaciones se distribuían para las presentaciones de la jornada en dos grupos, uno para presentarse por las mañanas, en espectáculos de aproximadamente veinte minutos y otro para presentarse en el teatro por la noche. Cada grupo bailaba todos los días, en cualquiera de los horarios.
Los autlenses y los representantes del Estado de Hidalgo, que eran los dos grupos que representaban a México, se presentaron también en la ceremonia de develación de la escultura de la artista tapatía Carmen Ávalos, en la que también los artistas británicos realizaron una presentación de danza contemporánea. Esto ocurrió en la Rampa.

Durante la develación de la escultura de Carmen Ávalos. Foto de Danielle Cutler, tomada de la página de Facebook del Festival de Billingham.
Orlando considera que hubo "una buena aceptación del trabajo" de los autlenses entre el público inglés, tomando en cuenta las reacciones en las presentaciones y el hecho de que, por primera vez en la historia del festival, no hubo un grupo ganador en popularidad por votación del público, sino que la votación fue pareja para todos los grupos. Esto colocó al ballet La Grana, el único grupo no profesional que participó este año, al mismo nivel de grupos cuyos integrantes se dedican de tiempo completo a la danza.
Otra actividad que realizaron los bailarines autlenses fue la participación en dos proyectos del artista inglés de origen indio Balvir Singh: el cuadro coreográfico Synchronized, que se desarrolla dentro de una alberca, y Painting the Indian Gods. Estas actividades se prepararon y ensayaron una vez estando en Inglaterra. También participaron en una gala en la que cada país hacía una muestra de su folclor, donde el ballet La Grana presentó un cuadro folclórico y uno contemporáneo.

Orlando considera la participación en el festival de Billingham como un parteaguas en su historia, por la tradición y calidad de organización que tiene y por la oportunidad que tuvieron de interactuar con compañías profesionales y de representar a Autlán, no solo a México, a nivel mundial. Esta interacción con grupos profesionales puede ayudar a que los integrantes del ballet conozcan la disciplina y la forma de trabajo de ese tipo de grupos.
El vestuario del ballet y la calidad del mariachi Rosales fueron de los elementos que más llamaron la atención del público inglés, por su alegría, colorido y dinamismo. Considera que la actitud del grupo y la frescura que mostraban en escena también fueron elementos fundamentales en la buena reacción del público.
El idioma no fue un impedimento para que se estableciera una buena relación entre los integrantes de los diferentes grupos: Orlando cuenta que, por ejemplo, desde la primera noche ya los músicos del mariachi comenzaban a improvisar música con los rusos.
Pero el ballet La Grana no se duerme en sus laureles: este sábado tienen una presentación en la explanada del Cabañas, en Guadalajara, dentro de una coreografía monumental organizada por OFUJAL (organización de la que el ballet forma parte), en octubre participarán en una noche mexicana organizada por la Universidad Autónoma Chapingo, en noviembre van a bailar en un festival anual, también organizado por OFUJAL, en las sedes de los municipios de El Arenal, Zapopan, Tonalá y Guadalajara...
El ballet La Grana y el mariachi Rosales se confirman como dos de los principales activos culturales de Autlán.
Publicar un comentario en la entrada