domingo, 24 de agosto de 2014

Cine en Autlán

Lo que queda del cine La Grana.

Publicado originalmente en Letra Fría.


La historia de la proyección de películas cinematográficas en Autlán ya rebasa el siglo: según el cronista don Ernesto Medina Lima, el primer proyector llegó al pueblo en el año de 1908, traído por un señor de apodo Zigomar, quien lo instaló en el local de la calle Juárez, entre Obregón y Cuauhtémoc, donde ahora funciona una imprenta. Ahí se dieron las primeras funciones de cine.
En este poco más de un siglo este entretenimiento ha sido muy popular entre los autlenses, a juzgar por la cantidad de negocios dedicados a él que han nacido y florecido aquí: a mediados del siglo XX la Sociedad Mutualista proyectó películas en su Teatro Mutualista, ubicado primero donde hoy está el Cinerama Autlán y después en el actual Casino de la sociedad, mientras abría el cine Lux en el mismo lugar donde antes funcionó el proyector de Zigomar. De este último cine todavía corren muchas anécdotas y cuentos entre los viejos: desde las guerras que se libraban a veces entre el público, usando como proyectiles las golosinas que vendían en su dulcería, hasta historias de aparecidos.
Tiempo después abrieron el Cinerama Autlán y el cine La Grana, ubicados en la calle Obregón y cerca del barrio de Las Montañas, respectivamente. Ambos con el estilo de las salas de cine de los años 60 y 70, con capacidad para más de mil espectadores. El primero de ellos todavía sobrevive, mientras que el edificio del cine La Grana permanece abandonado y deteriorándose desde hace décadas.
Además, en el año 2005 el CUCSur abrió una sala de cine, bautizada como Cineforo CUCSur, habilitada en el Aula Magna de su Centro Cultural José Atanasio Monroy. Con apenas cuatro años de funcionamiento, contó con equipo profesional de proyección y con el objetivo de traer a Autlán preferentemente cine no comercial de cualquier parte del mundo, con el auspicio del Cineforo de la UdeG. Ahí se proyectaron ciclos de cine francés, sudamericano, asiático y de otras latitudes y se celebraron cuatro ediciones de una Muestra de Cine Mexicano, en las que se exhibían las novedades del cine nacional y se contaba con la visita de actores, productores y directores.
Pero no todo se ha limitado a la exhibición de funciones “normales”: el cine se ha utilizado también dentro de diversos festejos, como el del “advenimiento del año 2000”, organizado por el Ayuntamiento, en el que a finales del 1999 se proyectó en el Cinerama un ciclo de cine mexicano con películas de corte histórico como Canoa, Gertrudis Bocanegra y otras. También el Ayuntamiento llevó a cabo el año pasado una serie de funciones de cine gratuitas con pantalla portátil en colonias, barrios y poblaciones del municipio.
Con los acontecimientos de los últimos meses, en los que el Cinerama modernizó su equipo de proyección y se abrieron cinco salas de la cadena Cinépolis, una de ellas para películas 3D, podemos afirmar que el cine como entretenimiento seguirá vivo en Autlán durante un buen tiempo.
Publicar un comentario en la entrada