lunes, 3 de junio de 2013

Artes y oficios 6: José Manuel Meza, nevero


En esta época en la que el calor nos hace delirar, no hay nada mejor que tomar algo refrescante. Una nieve puede ser uno de los mejores remedios, y qué mejor si nos la llevan, literalmente, a la puerta de la casa.
Don José Manuel Meza Araiza, originario de La Huerta, Jalisco, quien desde hace 25 años vive en Autlán, se dedica a preparar y vender nieves por las calles de nuestra ciudad. Comenzó hace 20 años como empleado y ahí fue donde aprendió a realizar el preparado, aunque las que conoció al principio fueron nieves de leche o helados, como también se les conoce, así como nieve de agua, no eran preparadas de manera artesanal y siempre se utilizaban colorantes y saborizantes artificiales. Se puso a investigar y cuando pensó en poner su propio negocio, hace 10 años, quiso prepararlas de manera diferente, y conoció la nieve de garrafa, la artesanal.
La nieve la prepara él mismo utilizando, entre otros ingredientes, "maicena" natural, leche entera de vaca, azúcar y fruta de temporada, de la que compra en el mercado. Para prepararla se levanta temprano para ir a comprar los ingredientes de lo que será la venta del día, como ayer domingo, que los sabores fueron: fresa, mamey, guayaba, limón, plátano, vainilla, galleta de chocolate y pitaya.
El tiempo de preparación de cada galón no es mucho, para 10 litros puede tardar 40 a 45 minutos, así que puede preparar hasta 8 o 9 galones para llevar a sus clientes diferentes sabores. Solo cuando es temporada baja, cuando hace frío, la nieve la prepara máximo cada 2 días, no más, por que pierde su sabor natural y se convertiría en mero hielo con color.
Sus principales clientes son los niños pero, la mayoría de las veces, los papás aprovechan para comprarse una nieve y disfrutar junto a los pequeños los sabores.
Don José Manuel dice que la competencia no existe, pues al igual hoy a sus clientes se les antoja otra bebida refrescante, como se le puede antojar una nieve, y mientras haya trabajo para todos no hay problema, pues todos tenemos necesidades y él se siente contento y agradecido con sus clientes, pues nunca le han dejado solo y siempre han consumido su producto.
Pero don José no se quiere quedar solo con su puesto ambulante, quiere progresar y espera poder abrir en algunos días una nevería, en forma, en un localito pequeño, pero al que la gente pueda ir y tomarse una nieve ahí, y con la ayuda de su familia lo va a lograr.
A don José se le puede encontrar todos los días por toda la ciudad, con su característico sonido que anuncia la "Nieve de Garrafa Cony, 100% natural".

Publicar un comentario