lunes, 24 de junio de 2013

Carencias

Restos del antiguo acueducto.

Publicado originalmente en Letra Fría.

Como ya todos sabemos, el recién creado Comité Pro Festejos del 470 Aniversario de Autlán organizó el fin de semana pasado un coloquio sobre historia de Autlán, en el que participaron los historiadores Lilia Oliver y Aristarco Regalado y el médico Nabor de Niz. El objetivo de este coloquio era encontrar o, por lo menos, acercarse a una fecha exacta de fundación española de Autlán, que se festejará este año.
Aunque fuera del tema, una de las propuestas más importantes de la noche fue presentada de manera un tanto marginal por el doctor Aristarco Regalado en su tercera intervención: la realización de más investigación histórica sobre Autlán y su publicación en un libro.
Al doctor Regalado no le falta razón, si tenemos en cuenta que prácticamente todo lo que sabemos hoy sobre la historia colonial de Autlán lo debemos a las investigaciones del doctor Rubén Villaseñor Bordes recopiladas en el libro Autlán (investigaciones realizadas en los años 1940), a la tesis de la doctora Lilia Oliver Sánchez sobre la población en Autlán durante la Conquista (años 1970), al libro La Independencia en la región de Autlán y Costa de Jalisco, de Carlos Martín Boyzo Nolasco, de 2008, y a El brujo de Autlán, de Antonio Alatorre, de 2002. Aunque los trabajos del doctor Villaseñor abarcaron los archivos de Autlán, México y Sevilla y no se limitaron a un tema específico, me parece imposible que los trabajos de solo cuatro personas puedan darnos un conocimiento suficientemente profundo y amplio de nuestra historia colonial.
Sería muy bueno que se tomara en serio la propuesta del doctor Regalado y se emprendiera un trabajo ambicioso y sistemático de investigación de la historia de nuestro pueblo. La falta de personal capacitado no debe ser un pretexto para no hacerlo, puesto que nuestro cronista municipal, maestro Rafael Cosío Amaral, cuenta con una maestría en historia por la Universidad de Chile.
Publicar un comentario