lunes, 24 de junio de 2013

El Paralibros del jardín Hidalgo



Hace ya un año, en junio del 2012, se instaló en la Alameda un Paralibros, una minibiblioteca con forma de parada de autobús que tiene la función de fomentar el hábito de la lectura mediante el préstamo de libros para usar en el lugar o a domicilio y la organización de actividades relacionadas con ellos. Es una estrategia del programa de Salas de lectura de CONACULTA, que se lleva a barrios y municipios.
Este Paralibros estuvo unos cinco meses abandonado en la Alameda, donde incluso fue vandalizado. En noviembre se decidió mudarlo a su actual ubicación, el jardín Hidalgo, donde estuvo otros cuatro meses sin uso, aunque ya sin sufrir daños provocados por la gente; si acaso era usado como soporte por los comerciantes que se instalan los fines de semana en ese lugar.
Por fin, a partir de abril se asignó a una persona para su operación y desde entonces tiene actividad regular. Con un horario de 16:00 a 20:00 hrs. de lunes a viernes, la joven Priscila Ramírez abre los compartimentos donde se guardan los libros (tiene un acervo muy variado y completo) y los pone a disposición de quien quiera acercarse a darles uso.
Ya todas las tardes se puede ver a algunos niños sentados en los alrededores del Paralibros leyendo libros infantiles, de los que hay una buena cantidad. También hay más de 30 adultos registrados como usuarios del Programa Paralibros, con derecho al servicio de préstamo a domicilio. Además, en el par de meses que lleva con actividad regular, se han organizado actividades dirigidas a los niños, como dibujo y papiroflexia.
El registro como usuario y el uso general del Paralibros, además de gratuito, es muy sencillo, la atención es cordial y se tiene acceso a literatura diversa y de buena calidad. Solo cuesta acercarse y comenzar a usarlo.
El Paralibros del jardín tiene una página de Facebook (Paralibros del jardín), donde se anuncian las actividades y se puede consultar una lista completa de su acervo.
Publicar un comentario