miércoles, 30 de noviembre de 2011

Miguel Antonio Chávez en la prepa de Autlán




Hoy en la biblioteca de la Escuela Preparatoria Regional de Autlán y dentro del marco del programa FIL Joven, el escritor ecuatoriano Miguel Antonio Chávez tuvo una plática sobre literatura con más o menos 100 alumnos de esa institución.

El acto comenzó poco después de las 13:00 hrs., con Miguel Antonio recién llegado de Guadalajara, donde participa también en el programa Los 25 secretos mejor guardados de América Latina, de la FIL, donde 25 escritores ya consolidados en sus respectivos países pero con poca distribución en el resto del mundo comparten ideas y experiencias y dan a conocer su trabajo.

En la prepa, el ecuatoriano comenzó dando al joven auditorio algunas recomendaciones para comenzar o mejorar su hábito por la lectura, mencionando las ventajas de acercarse a temas y lecturas de forma espontánea, sin quedarse únicamente con los programas académicos, con lo que se ampliará el horizonte literario y se mejorará la calidad de lo que se lee y de cómo se lee. Para quienes comienzan a escribir, mencionó que la base de todo escritor es la lectura, que va dejando un bagaje de conocimientos y recursos de expresión, además de la capacidad de concentración que se adquiere leyendo, y que servirán en un futuro proceso creativo.

Sobre este último tema, también describió la forma en que escribe, desde que surge la idea primitiva hasta que pule su texto, incluyendo consejos y ejemplos para quienes inician en esta actividad, aunque siempre partiendo desde la base de la lectura de otros autores.

Con notables influencias de la cultura pop y la ciencia ficción (menciona entre sus lecturas juveniles a Julio Verne y autores de ciencia ficción, además de su gusto por las películas y series televisivas sobre este tema), Miguel Antonio Chávez concluyó diciendo que escribe para crear un mundo paralelo, donde intenta mejorar la realidad inventando una propia. Aquí hizo énfasis en que un escritor "no tiene pasaporte", refiriéndose a que no hay ninguna necesidad de limitarse a un mismo tema, género o manera de escribir, sino que se debe tener la libertad de experimentar con formas creativas desconocidas. "La realidad es más retorcida que la ficción", dijo en esta última parte.

La segunda parte del evento consistió en una sesión de preguntas y respuestas que, aunque tardó en comenzar, terminó siendo bastante rica. Los jóvenes hicieron más de diez preguntas y comentarios, muchos muy buenos, pidiendo consejos para algún momento del proceso de la escritura, pidiendo la opinión del invitado sobre ciertos temas literarios (el Drácula de Bram Stoker, por ejemplo), sobre su cuento La puta Madre Patria, finalista del premio Juan Rulfo de Radio Francia Internacional en 2007 y de lo poco que se puede leer de este autor en Internet (su obra impresa no se consigue en México todavía) y hasta sobre cómo entiende Miguel Antonio Chávez la trascendencia.

Al finalizar, un grupo de alumnos se quedaron a platicar un rato con el invitado, donde le pedían recomendaciones de lecturas, lo que hace pensar que la visita de este escritor fue bien aprovechada y resultó de interés para algunos jóvenes, lo que resulta promisorio.






Miguel Antonio Chávez con alumnos de la EPRA.

Publicar un comentario en la entrada