sábado, 5 de noviembre de 2011

La muerte irredenta



Esta noche culminó el programa de festejos de Día de Muertos organizado por el Ayuntamiento de Autlán con la representación en el foro de la calle Ernesto Medina Lima del monólogo teatral La muerte irredenta, de Elia Vargas Sastré, ante unas 400 personas.

A partir de las 20:30 y por poco menos de una hora la actriz Ana Luz Navarro, del grupo Teatralerías, nos hizo reflexionar mediante la comedia sobre nuestro concepto de la muerte. En esta obra la muerte, cansada de tanto trabajo (sin prestaciones laborales) y harta de la falta de respeto y el fingido ninguneo con que la tratamos los mexicanos, trata de suicidarse de distintas maneras, obviamente sin lograrlo.

En un ambiente humorístico y mientras experimenta con distintos métodos de suicidio, la muerte platica sobre su relación con los humanos (especialmente con los mexicanos) y sobre su papel de musa inspiradora de grandes obras de arte. Reflexiona sobre la muerte desde los puntos de vista biológico, espiritual y filosófico, describiendo, por ejemplo, el proceso de la muerte de un ser vivo y el proceso de la descomposición de un cuerpo, todo salpicado con comentarios de crítica social y chistes sobre situaciones actuales, como cuando consulta en un libro las formas en que se puede morir en Jalisco, donde encuentra desde una intoxicación con el esmog de Guadalajara hasta el fallecimiento de vergüenza y coraje en el caso de los aficionados del Atlas, pasando por una letal cruda carnavalera.

La muerte irredenta constituye una buena dosis de humor negro, tan necesario en nuestros días.
Publicar un comentario