jueves, 18 de febrero de 2010

Peter R. W. Gerritsen


Nace el 28 de septiembre de 1965 en Groenlo, Holanda; es hijo de Hans Gerritsen y Diny Holweg, y a la edad de 28 años, trabajando en una maestría de la Universidad de Wageningen, en los Países Bajos, en 1992, al conocer a algunos mexicanos que estudiaban de intercambio en la misma institución es invitado a realizar una estancia académica de un año en la Universidad de Guadalajara, llegando a México el 3 de julio de 1993.
Comienza en el ahora Departamento de Ecología y Recursos Naturales, con una beca de investigación de Holanda. Viajó a la Sierra de Manantlán viviendo un año completo en la comunidad indígena de Cuzalapa, municipio de Cuautitlán de García Barragán, Jalisco, conociendo sus tradiciones y formas de vida.
Estando en México, y durante su estancia en la comunidad de Cuzalapa, trabaja primero para la Unidad de Apoyo de Comunidades Indígenas (UACI) y posteriormente para el Instituto Manantlán de la Universidad de Guadalajara, que en esas fechas tiene sus instalaciones en la ciudad de El Grullo, y que en 1994, cuando se crea el Centro Universitario de la Costa Sur, las oficinas de IMECBIO son trasladadas a Autlán, su trabajo por lo tanto transcurre entre la Sierra de Manantlán, Autlán y El Grullo.
Estando en México se casa con la maestra Claudia Ortiz Arrona, con quien tiene dos pequeños hijos: Sabina y Sebastián.
En el año 2002 obtiene el titulo de Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Wageningen, Países Bajos.
Ingresó a la Universidad de Guadalajara en 1994, donde actualmente es profesor-investigador titular C, definitivo, nivel II en el Sistema Nacional de Investigadores, y miembro regular tanto de la Academia Jalisciense de Ciencias como de la Academia Mexicana de Ciencias. Desde su ingreso al Departamento de Ecología y Recursos Naturales ha tenido diferentes puestos administrativos, entre los que destacan Jefe de Laboratorio y Coordinador de Maestría.
Sus líneas de investigación incluyen las diferentes áreas relacionadas con la sociología de la producción agropecuaria y de recursos naturales, como son: percepciones, uso y manejo de recursos naturales, desarrollo rural endógeno, globalización y respuestas locales, tenencia y manejo de recursos naturales, urbanización y manejo de recursos naturales, y gobernanza y manejo sustentable del agua.
Ha impartido clases desde 1995 en la Ingeniería en Recursos Naturales y Agropecuarios y desde 2007 en la Maestría en Ciencias en Manejo de Recursos Naturales, del Centro Universitario de la Costa Sur de la Universidad de Guadalajara, y en el Doctorado Intercentros en Biosistemática, Ecología y Manejo de Recursos Naturales y Agrícolas de la Universidad de Guadalajara.
Es autor de 137 publicaciones, de las cuales 19 son artículos en revistas especializadas con arbitraje, 18 capítulos de libros, cinco libros editados, cuatro libros escritos y 91 extensos y otras publicaciones sin arbitraje, algunas de las cuales se pueden adquirir en las oficinas del Departamento de Ecología y Recursos Naturales del CUCSur. Ha co-organizado dos congresos internacionales, y ha presentado 38 ponencias en congresos. Ha dirigido o está dirigiendo 12 tesis de licenciatura, 13 de maestría y cuatro de doctorado.
Al preguntarle al Dr. Peter cuál o cuáles han sido sus satisfacciones profesionales, nos comenta que han sido muchas, pero una de las que más le han marcado es “Respuestas locales frente a la globalización económica. Productos regionales de la Costa Sur de Jalisco, México”, en el cual trabajó al lado del Dr. Jaime Morales Hernández, y trata de un catálogo de productos tradicionales y muchos de ellos originales que se producen en esta región, como los churros de Autlán, los quesos de El Grullo, el café de Cuzalapa, entre otros muchos. Al preguntarle por qué este libro es una satisfacción para él, nos cuenta que de hecho este no iba a ser un libro, simplemente comenzaron a tomar fotografías de los diferentes oficios que hay en Autlán y El Grullo, y que poco a poco, al ir platicando con los trabajadores de estos oficios, encontraron que se podía aprender mucho de ellos, y conforme salía a la plática y conocían más sobre los mismos, al ver sus anotaciones y conforme fueron acrecentando las anécdotas, se pensó en hacer un catálogo de los productos que se realizan en la región.
Uno de los comentarios sobre su vida en México, es que le gusta la calidez de la gente, el que todavía se sienta el ambiente provinciano, pues aunque Autlán y El Grullo sean ciudades pequeñas y que conforme vayan creciendo adopten actividades como ciudades grandes, la gente aún conserva sus valores y tradiciones, además de que son ciudades en las que se puede transitar sin muchos trabajos como en las ciudades grandes, y que las distancias son cortas.
Esta es parte de la vida de un hombre que desde hace aproximadamente cuatro meses tiene la nacionalidad mexicana, pues él se dice holandés de nacimiento, pero mexicano de corazón.
Texto de Miriam Vaca.
Publicar un comentario