martes, 16 de septiembre de 2008

Y al final... sí hubo Grito

Ayer, como preámbulo a la ceremonia del Grito, se tenía un programa muy atractivo: la presentación de Jaramar a las 18:30 seguida del ballet folclórico Milenio y, después, del cantante Omar Vega "el Caporal" (que se presenta en el Tequila Express) acompañado del mariachi Real Jalisco de Unión de Tvla, todo esto en la explanada de la Presidencia.
Desafortunadamente, como a las 17:30 comenzó una lluvia que se prolongó por casi 5 horas y nos aguó, literalmente, la fiesta. Obviamente, Jaramar y el ballet Milenio ya no se presentaron, porque a la hora que les tocaba era cuando la lluvia estaba más fuerte. Lo único que se desarrolló como se tenía planeado fueron las guardias de honor en el altar a la Patria, por parte de algunas escuelas e instituciones oficiales.
Cuando regresé a la explanada, ya como a las 22:30, había ya algo de gente reunida ahí para el Grito (la lluvia prácticamente se había ido, quedaba una leve brisita) y escuchando al cantante Omar Vega. Y la palabra "escuchando" queda muy bien aquí, porque el caporal de los ferrocarriles estuvo cantando escondido en algún lugar de la Presidencia, ni siquiera se asomó al balcón, supongo que por miedo a la lluvia (repito que para entonces era una leve brisita). ¿Será este charro la excepción a la regla o será que la figura de esoscharrosdeJaliscoafamadosporentronesporesotraenpantalones está en decadencia? Lo digo porque según el folclor y la imagen que nos ha dado la TV en los últimos 70 años el charro es como un héroe que no le teme a nada, ni a la muerte (recordemos a Pedro Infante o a Jorge Negrete tomando de una botella de supuesto tequila como si fuera pura agua).
En fin, poco antes de las 23:00 se llevó a cabo la ceremonia oficial del Grito, con la lectura del acta de Chilpancingo por parte del secretario general del Ayuntamiento, Fernando Morán y el Grito propiamente dicho, por parte del presidente municipal. En el balcón de la presidencia estuvieron los dos personajes mencionados, además de casi todos los regidores, la reina del Carnaval, el dr. Nabor de Niz, personaje autlense del año y el comandante de la guarnición militar de Melaque.
Al final, como siempre y a pesar de las dificultades la gente disfrutó la velada y se sintió más orgullosa que otras veces de ser mexicanos, las razones no las discutiremos aquí.
Publicar un comentario