domingo, 21 de junio de 2015

Todos hemos leído a Antonio Alatorre

Los sueños. Imagen tomada del blog Libros de primaria de los 80´s.

Publicado originalmente en Letra Fría.

Y no por la profusión con que sus principales obras han sido editadas, reeditadas y reimpresas por editoriales de amplia distribución, como el Fondo de Cultura Económica. Tampoco porque muchos de sus textos (artículos, ensayos y hasta entrevistas) están disponibles en Internet, a unos cuantos clics de distancia, ni porque, para el caso de los autlenses, el CUCSur hizo posible una segunda edición de El Brujo de Autlán, que tiene a la venta en sus instalaciones.
Me refiero al hecho de que quienes fuimos a la primaria en los años 1980 o 1990 tuvimos acceso, quizás sin saberlo, a varios escritos del eminente filólogo autlense (ninguno de mis maestros me aclaró jamás que ese señor era de aquí ni mucho menos su importancia como intelectual) en nuestros libros de texto gratuitos. Voy a aprovechar este espacio para recordar nuestros primeros (y, para muchos, únicos) acercamientos a su obra.
Se trata de textos muy breves, compuestos en un lenguaje acorde a la edad de los niños a quienes van dirigidos (los de los primeros años de la primaria, entre 6 y 8 de edad), aunque sin llegar a la simplicidad de muchos cuentos infantiles que encontramos actualmente en el mercado. En los escritos de don Antonio encontramos una vastedad de lenguaje y una facilidad para describir lugares y para transmitir emociones que, por lo menos en teoría, debieron enriquecer la cultura de cada uno de nosotros y despertarnos el tan buscado y mentado gusto por la lectura.
Estos son los textos:

Los sueños: Seguramente es el más recordado por todos; en él don Antonio describe los diferentes tipos de sueños, comenzando por los que le gusta tener a él, donde aparece como héroe. Todavía me acuerdo de la angustia que me hacía sentir el párrafo donde cuenta una pesadilla, aquella donde lo persigue un tigre verde, mientras él no puede correr porque siente las piernas como atole. Una forma inmejorable de llegar al interés de un niño.
El Tuito: Es un cuento muy breve donde un niño, habitante de El Tuito, en la costa de Jalisco, cuenta, desde su infantil visión, la vida en su pueblo, lejos de la civilización y el progreso. Un día llega un avión, que aterriza en un potrero, de donde se baja un ingeniero que les habla a los aburridos habitantes de El Tuito, mientras el protagonista del cuento solo espera a que se calle para ver cómo el avión vuelve a despegar.
La introducción al libro de lecturas de sexto también es hechura de don Antonio. En ella invita al alumno, al que trata de “querido amigo”, a conocer las ventajas y virtudes de la lectura y, en general, de la palabra escrita como medio de comunicación. Su amor por la lectura la manifiesta diciéndole al alumno que en los años de la primaria llegó a hacerse amigo de varios escritores porque, a través de sus textos, compartió sus sentimientos e ideas.
Eso último nos pasó a todos nosotros, o a la mayoría, con don Antonio Alatorre, aunque nunca después de la primaria volviéramos a leerlo. Aunque, hay que aclarar, nunca es tarde para comenzar.
Publicar un comentario