lunes, 5 de marzo de 2012

Las piletas de La Caja



En una cañada que está en lo alto del cerro Colorado nace uno de los arroyos que rodean a Autlán y que le dan el nombre de "lugar cerca del acueducto": el arroyo de La Caja. Una de las principales características de este arroyo es que desde el inicio de su cauce tiene una serie de piletas naturales formadas en la piedra del cerro, algunas de las cuales tienen agua todo el año.

Al inicio del temporal de lluvias todas las piletas se llenan de un agua muy limpia, con lo que se conforma un balneario natural muy atractivo, al que se puede llegar subiendo al cerro Colorado por el nuevo camino que arranca en el barrio de Las Bateas y por donde pueden circular incluso vehículos de doble tracción. Una vez en la parte alta del cerro, solo hay que descender por la cañada usando una vereda que lleva al nacimiento del arroyo.

Además de la belleza de sus piletas, La Caja tiene un lugar en la cultura popular de Autlán: hasta hace pocas décadas, a la parte baja de su cauce acudían a lavar la ropa muchas mujeres del pueblo, aprovechando la existencia de piedras con la forma idónea para el lavado de ropa y que constantemente corría el agua. Estas idas a lavar eran todo un acontecimiento donde participaban varios miembros de la familia: mientras las madres y las hermanas lavaban, los varones de la casa buscaban en los alrededores las frutas de la temporada. Actualmente en este lugar existe una explotación de material geológico y ya nadie acude a lavar ropa.

Enseguida les dejo unas fotos de las piletas de la parte alta de La Caja, tomadas en el verano de 2011:








Publicar un comentario