domingo, 23 de marzo de 2014

"No me agradezcan la visita" en la Casa de la Cultura

Yo soy un caballero y acato las reglas.

La noche de este sábado se representó en el auditorio Hermilio Hernández de la Casa de la Cultura el monólogo humorístico No me agradezcan la visita, del autor tapatío Dante Medina. La producción corrió a cargo de Casa de Teatro Caminante, fue dirigida por Héctor Monteón y actuada por Juan Carlos Antillón.
Ante unas 180 personas (la mitad de las cuales aún no llegaba cuando la obra comenzó, a las 20:10 hrs.), Juan Carlos Antillón representó de manera muy convincente a los ocho personajes, de personalidades y características diametralmente opuestas, que intervienen en la obra, que se monta por segunda vez en Autlán y que consta de ocho escenas en las que un pretendiente acude a pedir la mano de su novia a sus suegros (de ahí su título).
Cada uno de estos pretendientes representa a un personaje de nuestra sociedad: hay un fresa, un metalero, un ranchero (quizás narquillo), un fracasado, ¡un afeminado! y otros, con actitudes identificables en cualquier persona, sin necesidad de encasillarla en alguno de estos estereotipos. Así, es inevitable que, entre risa y risa, nos preguntemos con cuál de los pretendientes o de sus personalidades nos identificamos más.

Aliviánense, ¿a poco no agarran la onda?

Cada una de las escenas lleva un título en forma de una frase dicha por el pretendiente en turno y que describe en unas cuantas palabras la personalidad de éste. Antes de iniciar cada escena, Dante Medina aparecía desde la entrada al auditorio con un cartel con su título, mismo que colocaba en un caballete de madera sobre el escenario. La escenografía se formó con un par de sillones y una mesita de centro, donde el pretendiente se entrevistaba con sus futuros suegros.
Al final el autor, el director y el actor de No me agradezcan la visita agradecieron sobre el escenario al público por el prolongado aplauso con que los premió y, en voz de Dante Medina, resaltaron al calidad del trabajo de Juan Carlos Antillón y, en general, del teatro que se hace en México.


Publicar un comentario en la entrada