miércoles, 1 de septiembre de 2010

90 aniversario de la Sociedad Mutualista

El actual edificio social





Hoy hace noventa años, el 1 de septiembre de 1920, se fundaba la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos en Autlán, gracias a una idea de los señores Felipe Uribe, Mariano Hernández, Gildardo Michel y Mauricio Llamas, que buscaban integrar una asociación que propagara los ideales de ayuda mutua y fraternidad.

La fundación ocurrió en una reunión de vecinos convocada por estos personajes en el Teatro Orozco, en la finca donde ahora se encuentra la imprenta Soltero. En esa misma sesión se nombró la primera mesa directiva, integrada por Flavio Fierro como presidente, José María Gutiérrez, vicepresidente, Felipe Uribe, secretario, Teófilo Díaz Beleche, subsecretario, Higinio García Meza, tesorero y Cándido Pelayo como subtesorero. Además se nombraron como vocales a los señores Mariano Hernández, Eduardo Dávila y Francisco G. Espinoza como propietarios y Salvador Rodríguez, Pascual Flores y Gildardo Michel como suplentes.

En sus 90 años de existencia esta sociedad ha tenido como socios a algunos de los más destacados ciudadanos autlenses del último siglo, como Felipe Uribe, Flavio Fierro, José María Casillas, Jaime Llamas García, Jesús Velázquez Gómez y Ernesto Medina Lima, además de tener socios también en otros pueblos de la región, como El Grullo y Unión de Tula.

A lo largo de este tiempo la Mutualista ha realizado labores de ayuda mutua entre sus socios y de difusión cultural, destacando los grupos de teatro que formó bajo la dirección de Flavio Fierro en los años 20 y 30, diversos grupos musicales y las primeras funciones de cine formales que se tuvieron en Autlán, estas últimas en su propio teatro: el Teatro Mutualista, hoy Cinerama Autlán.

A continuación transcribo un pasaje de un discurso de don Flavio Fierro, dicho en una sesión en mayo de 1921 y recogido en el libro Crónicas de Autlán de la Grana, Jalisco, que da una idea de los ideales de la sociedad en sus inicios:


"Alejandro el Grande, con todas sus conquistas y Napoleón, el árbitro de la guerra con todas sus brillantes campañas, no igualaron jamás la obra ejercida por el que ustedes quisieran llamar el más humilde de los socios que integran esta agrupación, porque la fama de aquellos descansa sobre la sangre de hermanos, en tanto que nuestro socio está al lado de los benefactores de la humanidad".




Fuente:

Crónicas de Autlán de la Grana, Jalisco

Ernesto Medina Lima
Publicar un comentario