jueves, 4 de marzo de 2010

Sobre Casimiro Castillo

Hoy es el aniversario número 125 del natalicio de Casimiro Castillo Vigil, líder agrarista de esta región. En el vecino municipio que lleva su nombre, desde hoy y hasta el domingo se estarán realizando algunos eventos conmemorativos de este aniversario. Aquí ofrecemos un breve extracto del libro Vanguardia Agraria de Autlán, escrito por Fidencio Cobián Regalado, compañero de Casimiro Castillo y donde se ofrece una historia del inicio del movimiento agrarista en Autlán, encabezada por Castillo:
"Obligado por las circunstancias peligrosas a que la Organización Sindical (el Sindicato de Agricultores Pobres de Autlán) estaba expuesta, debido al acecho del enemigo común, así como por necesitar el Gobierno de la República el auxilio de nuevas fuerzas armadas, ante el temor de ser derrocado por la insurrección encabezada por don Adolfo de la Huerta, secundada en Jalisco por el infidente General Enrique Estrada, quien era Jefe de las Operaciones Militares en dicho Estado, cuyo movimiento estalló en el mes de diciembre de mil novecientos veintitrés, Casimiro Castillo se lanzó a la lucha armada, cooperando con las fuerzas leales al Supremo Gobierno. En este movimiento fue muy notable el hecho de que las armas de combate que al principio usaron los hombres del campo que siguieron a Casimiro Castillo, fueron sus propios implementos de trabajo de labranza (machetes y cuchillos), y como única arma más ventajosa de largo alcance, fue una escopeta de petardo que Casimiro usó personalmente. Al correr de los días y a medida que Castillo y su gente iban pasando por diversas rancherías, se le sumaban hombres dotados de armas ventajosas y de esta manera comenzó a mejorar sus pertrechos de guerra, a la vez con las armas que quitaban a las guardias blancas de las Haciendas y las que avanzaban al enemigo cada vez que trababan combate, de cuyas luchas Casimiro y su gente siempre salían victoriosos. Una vez que pudo comunicarse con el Gobierno de la Capital de la República, le fue reconocido su movimiento y el honroso grado de General Brigadier, Jefe de las fuerzas irregulares que comandaba. En su oportunidad le mejoraron el armamento y se le dotó de suficientes municiones y dinero para vitualla de la tropa. La escopeta de petardo con la que Casimiro Castillo se levantó en armas en este movimiento, se encuentra exhibiéndose en el Museo del Estado."
Esta anécdota da una idea de lo que fue el movimiento agrarista en la región y del uso político que se le dio por el gobierno de la época, además de mostrar una de las facetas (la militar) menos conocidas de Casimiro Castillo.
El libro de donde se tomó este extracto puede conseguirse en la Casa Ejidal de Autlán a un precio de 70 pesos.
Publicar un comentario