sábado, 30 de julio de 2016

Despedida del ballet La Grana y el mariachi Rosales, rumbo al festival de Billingham

El gavilancillo.

Anoche el ballet La Grana y el mariachi Rosales organizaron en el Auditorio Autlán una presentación de gala que serviría como despedida de ambos grupos, que participarán en este mes de agosto en el Festival Internacional del Folklore de Billingham, Inglaterra. El evento comenzó a las 20:20 hrs.y tuvo una asistencia de unas 500 personas.

Mariachi Rosales.

La primera parte de la velada consistió en un concierto del mariachi Rosales, que alineó con cinco violines, tres trompetas, arpa, guitarrón, vihuela y guitarra. Ellos abrieron su concierto con un popurrí veracruzano, para seguir con Y te metiste, Piano, de Raúl di Blasio, El ausente, un popurrí clásico y Envidia.
Al terminar esta primera parte el profesor Fausto Nava, de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, dio un mensaje de despedida a los grupos y explicó la forma en que se dio el contacto entre ellos y la organización del festival de Billingham.

Tamaulipas.

En la segunda parte se alternaron participaciones del mariachi y el ballet, así como la ejecución conjunta de algunas piezas. El ballet La Grana abrió con estampas del Estado de Michoacán que incluyeron, desde luego, la famosa danza de los viejitos, aunque todavía con música grabada. Ya con la ejecución en vivo de la música por el mariachi Rosales, bailaron sones huastecos de Tamaulipas, los sones jaliscienses que terminaron de despertar el ánimo del público (Las olas, El gavilancillo, Guadalajara, La negra, entre otros) y estampas de Veracruz. En los minutos que les tomaba a los bailarines el cambio de vestuario el mariachi tocó música de diversos géneros: un popurrí de música "romántica" (Cómo te extraño, Esa pared...), Carmentera y otro popurrí de sones veracruzanos.

Rebozos.
Después de que el público despidiera al ballet con una larga ovación, el mariachi Rosales cerró el programa acompañando a la jovencísima cantante Carmina Capacete (Cielo rojo) y con El rey, de José Alfredo Jiménez.
Lo que presentaron anoche en su despedida es una parte de lo que llevarán al festival de Billingham. Sin duda, México y Autlán estarán bien representados en el Reino Unido.

viernes, 29 de julio de 2016

Presentan el libro "La tierra no se vende, ¿o sí?"



Por Lorena Medina
Fotografía de Gerardo Ávila

La tierra no se vende; o ¿sí?, historia geográfica del agrarismo en Autlán-El Grullo, es la más reciente obra publicada por el doctor Hirineo Martínez Barragán, la cual se presentó la noche de este miércoles 27 de julio en las instalaciones de la biblioteca Antonio Alatorre Chávez del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur).
La presentación estuvo a cargo de la doctora Lilia Victoria Oliver Sánchez, rectora del Centro Universitario y por la doctora Graciela Soto Martínez. Primeramente, Soto Martínez presentó al autor y comentó que es hijo de un agrarista, don Domingo Martínez Negrete, quien es una de las voces que se pueden encontrar en el libro. Su madre, doña María Luisa Barragán, fue una mujer que sabía labrar la tierra y cultivarla con sus propias manos. Es así que el doctor Hirineo ama la tierra y se dedica también a ella pero de forma diferente, no como ejidatario sino como investigador, y recupera las historias que giran alrededor de ella con mirada geográfica.
Añadió que el autor documenta la historia pero no la historia de bronce, es decir, él no cuenta el camino de los vencedores, sino que recurrió al testimonio y la historia del camino de a pie, prestando oído a los mayores, esas voces que corren el riesgo de perderse. En su investigación de campo consultó a historiadores de la región, por lo que consideró Soto Martínez que está sólidamente documentada.
Por su parte la doctora Oliver Sánchez expresó que en esta narrativa el lector encontrará que, más allá de las georeferencias, se instala la noción familiar y el tejido social, a partir del cual se asienta la comarca desde lo ecológico hasta lo ideológico, como consecuencia ejecutante que conforma la realidad actual. Agregó que el libro conjuga historia y geografía y es una invitación a conocer las raíces, donde la lucha agraria y la distribución de la tierra tienen un significado no sólo de pertenencia sino de herencia, de sangre, de esfuerzo y respeto por el trabajo en las parcelas, el cuidado que se ha puesto en este texto se refleja en los términos que en la ciencia geográfica tienen su propio significado y connotación, algunos de ellos como: tierra, desarrollo geográfico, ideario agrario, pérdida de valor, entre otras acepciones de la tierra, las cuales permiten leer con mayor facilidad los asuntos acerca del agrarismo.
“El autor nos da a conocer qué es el paisaje visto desde lo alto, cómo se acota el espacio y el tiempo, además completa toda una visión muy fundamentada en documentos censales y demográficos. No obstante, el autor se planea muchas preguntas a las cuales va dando respuesta a lo largo de la obra” puntualizó Oliver Sánchez.
En el uso de la voz, el autor manifestó que la investigación fue la tesis de maestría culminada hace 20 años, sin embargo, por mucho tiempo guardó el documento, y no fue hasta que fallecieron sus padres cuando optó por publicarla con el apoyo del Gobierno del Estado de Jalisco.
Cabe señalar que el evento fue muy concurrido, asistieron familiares, amigos y compañeros de trabajo, por lo que el doctor Martínez Barragán manifestó sentirse muy contento y honrado.

jueves, 28 de julio de 2016

Presentación de tres libros de autores autlenses en Guadalajara

De izq. a der. Raúl Sánchez, Guillermo Tovar, Pedro Vargas, Clara Cobián, Jesús Medina y Carlos Boyzo.


Anoche en el auditorio Xavier Torres Ladrón de Guevara del Museo de la Ciudad de Guadalajara se llevó a cabo la sesión mensual ordinaria de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco, A.C. correspondiente a julio. Esta sesión tuvo la particularidad de que se dedicó a la presentación de tres libros de autores autlenses, publicados recientemente. Comenzó a las 20:30 hrs. y tuvo una asistencia de unas 40 personas.
El licenciado Raúl Sánchez, secretario de la Asociación, dio la bienvenida a los asistentes y describió el objetivo de la reunión, para ceder enseguida la palabra al licenciado Pedro Vargas Ávalos, presidente, quien comentó brevemente cada una de las obras que se presentarían, enfatizando el objetivo de la Asociación de llevar a los niños el conocimiento de su historia y cultura locales, materias ausentes en los programas académicos de educación básica.
El licenciado Carlos Boyzo, también autlense y vicepresidente de la Asociación, presentó a cada autor con una breve semblanza biográfica, para enseguida dar paso a que cada uno de nosotros comentara su libro, en el siguiente orden:
Clara Cobián Carrillo, diseñadora, presentó su libro Autlán. Historia ilustrada para niños consistente, como su nombre lo indica, en una narración de la historia de Autlán mediante viñetas, a la manera de un cómic. Clara explicó que la idea de esta obra nació al recordar cómo en su infancia la generalidad de sus compañeros de escuela ignoraban lo más básico de la historia de Autlán, sus principales personajes y acontecimientos. Ella lo ignoraba también, pero tuvo la curiosidad para preguntar sobre eso a sus padres y maestros; este libro busca llevar esa información a los niños que no han tenido esa misma curiosidad, para que la conozcan y refuercen su identidad y orgullo de su origen.
Jesús D. Medina García, académico del CUCSur, presentó su libro Crónicas globalifóbicas, una colección de cuentos inspirados en los viajes que ha realizado durante su trabajo en el departamento de Estudios Turísticos del campus de la Universidad de Guadalajara en Autlán. El título responde a las relaciones, algunas veces negativas, que establecen las diferentes sociedades mundiales a causa de la globalización del comercio y otras actividades. Al final leyó uno de los cuentos, ambientado en Sevilla y donde un visitante mexicano platica con los habitantes del lugar sobre la Conquista de México.
Guillermo Tovar Vázquez, cronista honorario de Autlán, presentó el libro Habrase visto..., una selección de 50 textos publicados en el blog CulturAutlán. Explicó el proceso de creación de este blog en abril de 2008 como una forma de llenar el vacío de información que había en Internet sobre la cultura y la vida cotidiana de Autlán; el libro es un paso adelante en este trabajo, que tiene la intención de llegar a un nuevo público, específicamente los alumnos de educación básica, para servir de complemento a las materias que en ese nivel se llevan sobre historia y geografía de Jalisco.
En la sesión participó también el flautista Daniel Ascencio, quien interpretó, durante un par de pausas en la presentación de los libros, las piezas Europa, de Carlos Santana, y Yesterday, de los Beatles.

lunes, 25 de julio de 2016

Calle Mariano de la Bárcena


A la antigua calle de la Navidad le fue impuesto el nombre de Mariano de la Bárcena en el año de 1910, en la "revolución" que emprendió la jefatura política de Autlán en el ordenamiento de la nomenclatura urbana del pueblo, según cuenta don Ernesto Medina Lima en Calles y barrios de Autlán. Esto incluyó la imposición de nombres de personajes a las calles que antes eran conocidas por algún accidente geográfico o por estar ubicado en ellas algún negocio; la división del pueblo en cuarto cuarteles y el establecimiento de una numeración oficial para cada finca.
Actualmente esta calle constituye una buena muestra de los diferentes estratos temporales y sociales que conviven en Autlán, que podemos observar con solo recorrer las quince cuadras de las que se compone: arranca, según el sentido de su circulación, en la bocacalle que (todavía) forma con la calle de 12 de Octubre, en la colonia Las Américas, al sur de Autlán. Digo todavía porque estoy seguro de que esta calle seguirá creciendo hacia el sur conforme se urbanicen los predios que ahora se utilizan para la cría de ganado y la siembra de maíz.


Como podemos ver en la foto anterior, el arranque de la calle de Bárcena luce un aspecto más bien rural, con muchos lotes baldíos, en algunos de los cuales pacen vacas y borregos. Estas primeras cuadras corresponden al fraccionamiento Colonos Alameda, en el que se ven pocas casas terminadas, todas ellas nuevas y de buena factura, algunas en obra negra y otras que, estando habitables, esperan solo el último terminado para ser ocupadas. Este primer largo tramo de la calle no tiene demasiada historia, aunque sí mucho futuro.

Esquina con Vicente Guerrero.

Podemos darnos cuenta de que entramos a la parte vieja del pueblo al cruzar la calle de Juan Valdivia, por el estilo y la calidad de las construcciones: conforme caminamos van apareciendo cada vez más muros altos y gruesos de adobe, ventanas verticales con recias rejas de metal, puertas igualmente verticales y rematadas en arco o perfectamente rectangulares, amplios portones por los que alguna vez entraron hatos de ganado o carretas cargadas con no sé qué mercancías o avíos... también vamos encontrando ruinas, fincas que ya solo permiten adivinar el señorío que alguna vez las adornó. Este tramo tiene mucha historia y, al parecer, poco futuro.
Al llegar a la calle de Mariano Matamoros comienza el tramo más dinámico, en todos los sentidos, de la ruta que seguimos: en la primera esquina nos recibe nada menos que un Oxxo, enseguida vemos minisupers, tiendas de mascotas, fondas, pastelerías y toda clase de negocios, que se convierten en la constante hasta el final de la calle, en el cruce con Miguel Hidalgo. Y eso solo en la parte comercial: socialmente también hay mucho movimiento; es un tramo muy transitado, a pie y en automóvil, además de que en su primera cuadra está nada menos que la Alameda, lugar que en las tardes de todos los días luce una bulliciosa actividad. Podemos decir que el tiempo de este último tramo es el presente.


La calle de Mariano de la Bárcena cuenta con algunas curiosidades: junto con su continuación, Mariano Abasolo, constituyen la calle más larga dentro del pueblo, que termina en la de José Clemente Orozco de la colonia Maderera, nada menos que 27 cuadras desde la ya mencionada 12 de Octubre. Su nombre se fijó en la memoria de la gente con un error cometido en la nomenclatura hace varias décadas, en la que se escribió como Mariano Bárcenas. Y Bárcenas sigue llamándose para la mayoría de los autlenses.
Entre los lugares de interés que están ubicados en esta calle se cuentan, además de la Alameda, la fachada principal de la plaza de toros Alberto Balderas, con su majestuosa puerta grande, y una de las secciones (la más fresa) del carnavalero Callejón del Vicio.

Mariano de la Bárcena. Foto de www.buscate.com.mx
Mariano de la Bárcena fue un geólogo, botánico y meteorologista jalisciense, nacido el 25 de julio de 1848 en Ameca, fundador del Observatorio Meteorológico de México y autor de importantes libros de su especialidad. Fue gobernador de Jalisco entre 1889 y 1890.

El CUCSur admite a 620 aspirantes para el calendario escolar 2016 “B”



Por Lorena Medina

A partir del primer minuto de este lunes 25 de julio, la Universidad de Guadalajara (UdeG) publicó el dictamen de admitidos para estudiar en el ciclo escolar 2016 B. Los resultados están disponibles en la página www.escolar.udg.mx, en la Gaceta impresa de la UdeG, así como en la Coordinación de Control Escolar de los Centros Universitarios y Preparatorias de la Red Universitaria.
En el Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur) con sede en Autlán de Navarro, fueron admitidos 620 personas para el nivel Licenciatura y Técnico Superior Universitario, así lo dio a conocer la maestra María del Carmen Casillas Velázquez, Jefa de la Unidad de Primer Ingreso, quien indicó que las carreras con mayor demanda fueron Enfermería, Abogado, Administración, Contaduría y Agronomía.
Respecto a los espacios disponibles, mencionó que sólo se tienen 60 espacios, distribuidos de la siguiente manera: 11 en Teleinformática, 12 en Mecatrónica, 27 en Turismo, 6 en Nutrición y 4 en Obras y Servicios. Los interesados en cambiar su aspiración por cupo disponible deberán realizarlo a más tardar el día 26 de julio a las 13:00 horas, toda vez que el dictamen se dará a conocer el 27 de julio.
Quienes fueron admitidos en este Campus Universitario, deberán presentarse al curso de inducción, mismo que se llevará a cabo el miércoles 27 de julio a las 8:30 horas en el Aula Magna del Centro Cultural José Atanasio Monroy, con el fin de que estén preparados para iniciar las clases el próximo lunes 15 de agosto del presente.

domingo, 24 de julio de 2016

Tertulia rubinesca en el Museo Regional


Anoche en el salón de usos múltiples del Museo Regional tuvo lugar la octava noche de tertulia organizada por ese centro cultural y otros promotores culturales de Autlán. La tertulia tuvo como tema la vida y obra del escritor Ramón Rubín y comenzó a las 20:30 hrs., con una asistencia de alrededor de 25 personas.

Profesor Fausto Nava.
El primer número de la velada corrió a cargo del profesor Fausto Nava, amigo personal de Ramón Rubín, quien dio una plática sobre este escritor, haciendo énfasis en su vida en Autlán (donde estuvo más de diez años), su personalidad y las principales características de su obra, como el conocimiento del mundo indígena y la amplitud de su vocabulario, así como el magistral manejo del idioma. Contó también sobre sus luchas, como la que libró contra el proyecto gubernamental de desecación del lago de Chapala, lo que le acarreó el alejamiento de los principales grupos culturales y sus prerrogativas, como la publicación en grandes tirajes de su obra.
En Autlán, según dijo el profesor Nava, Ramón Rubín conformó el Grupo Cultural Autlense, que sigue en funciones, agrupando a algunos ciudadanos con interés en la difusión de la cultura. La profesora Maricela Huitrón aportó también una anécdota contada por el mismo Rubín sobre cómo inició en la creación literaria: estando inscrito, en su primera juventud, en una academia de mecanografía y padeciendo desde entonces de miopía, le costaba mucho trabajo realizar los ejercicios que le encomendaban sus maestros, que consistían en copiar textos de revistas a máquina. Le parecía mucho más fácil inventar sus propios textos, con los que cumplía sus ejercicios y, de paso, le permitían descubrir su vocación literaria.

Charlie Plazola.
La parte musical de la tertulia estuvo a cargo del joven trovador Charlie Plazola, quien interpretó con el solo acompañamiento de una guitarra acústica, canciones de varios géneros, comenzando con Piel canela y siguiendo con Santa Lucía, Un mundo raro, Y nos dieron las diez y otras.
Para ejemplificar las virtudes de la prosa de Ramón Rubín, este bloguero leyó para todos los asistentes el cuento Bacanal con bacanora, del volumen Los rezagados, en el que el autor narra su primer contacto con el mundo indígena, ocurrido en Navojoa alrededor de 1930, cuando un grupo de yaquis lo "invitó" a acompañarlos en una borrachera en una cantina.

El "padre" Eduardo.
Por último los presentes pudimos visitar las salas del Museo en el primer "recorrido nocturno dramatizado" que se llevó a cabo en ese recinto. Se trató de una visita guiada por todas las salas, en las que el personal del Museo, caracterizado como personajes relacionados con las piezas de cada espacio (un sacerdote del siglo XIX, una habitante de la casa donde se asienta actualmente el Museo, la pianista Áurea Corona, el pintor Atanasio Monroy y hasta una princesa nahua para las salas de arqueología) explicaban la historia y el significado de cada pieza.
Las noches de tertulia se realizan mensualmente en distintos espacios del pueblo. La correspondiente al mes de agosto se realizará, probablemente, en los nuevos portales del Mercadito (mercado Nicolás Bravo).

miércoles, 20 de julio de 2016

Festejo del cumpleaños 69 de Carlos Santana en Autlán

Grupo Sacrifice.

Esta tarde se llevó a cabo en el foro de la plaza Carlos Santana una celebración por el cumpleaños del guitarrista autlense Carlos Santana, organizada por el centro comunitario y de salud Tiopa Tlanextli y consistente en un par de conciertos y en la exposición de información sobre este personaje y las funciones del mencionado centro. El festejo comenzó a las 18:45 hrs. y se desarrolló ante unas 200 personas.

Guillermo Tovar.
Como primer acto los integrantes del patronato del Tiopa Tlanextli colocaron una ofrenda floral en la estatua de Carlos Santana que preside la inconclusa rotonda de los músicos autlenses, en el costado oriente de la plaza. Enseguida este bloguero, en su papel de cronista honorario del municipio de Autlán, compartió con los asistentes un par de pasajes de la autobiografía de Carlos Santana (El tono universal), en los que pudimos conocer, en las propias palabras de Carlos, sus recuerdos de infancia en Autlán y el proceso de fundación y los objetivos de la fundación Milagro, de la que Tiopa Tlanextli es beneficiario.
E inmediatamente después, la música: el grupo tributo Sacrifice (teclado, batería, dos guitarras, congas, timbales, bajo y voces) ofreció un concierto de un poco más de una hora, en el que incluyeron algunas de las piezas de Santana más conocidas, como Europa, Samba pa ti, Smooth, Soul sacrifice y Black magic woman, entre otras. El grupo, compuesto por músicos locales, ensaya en las instalaciones del Tiopa Tlanextli desde hace algunos meses y, como podemos darnos cuenta desde el momento de conocer la instrumentación con la que cuenta, logra un sonido muy completo y cercano a la banda original.
Al terminar la intervención de Sacrifice tres alumnos del taller de música del centro comunitario dieron una demostración de sus avances interpretando a la batería Corazón espinado y Black magic woman.

Mariachi Rosales.
Por último el mariachi Rosales de César Martínez cerró la velada con un concierto que inició, cómo no, con las Mañanitas. Siguieron con el son de La negra, un popurrí de música mexicana (Allá en el Rancho Grande, Dos arbolitos, Mi ranchito, entre otras) y un amplio repertorio que duró más de una hora.
Esta es la primera vez que el centro comunitario Tiopa Tlanextli celebra públicamente el cumpleaños de Carlos Santana, su principal benefactor.

miércoles, 13 de julio de 2016

Cosas de papeles viejos 5: La renuncia del procurador


El 14 de mayo de 1821 faltaba un poco más de un mes para que en Autlán se jurara la independencia y con ese acto simbólico dejara de tener vigencia, por lo menos en teoría, el sistema político virreinal. Es probable que en esos días se viviera un ambiente de incertidumbre, sobre todo en la clase política.
En este contexto, con la fecha que mencioné al principio el señor de apellido Berdeja que fungía como procurador en el pueblo de Autlán, representante legal del Ayuntamiento, presentó su renuncia a su cargo. De la sesión en que la presentó se levantó el acta correspondiente, que obra en el Archivo Histórico Municipal y que transcribo enseguida. Me resultan curiosos los motivos de su renuncia y la referencia a la Constitución de la Monarquía Española, así como los apellidos de los firmantes, la mayoría de los cuales todavía son comunes en el pueblo.
Va la transcripción. Los puntos suspensivos señalan espacios faltantes en el documento:

"En el pueblo de Autlán a los 14 días de… mayo de mil ochocientos veinte y uno, estando reunidos en las casas consistoriales los señores que componen este ylustre Ayuntamiento el procurador don … Berdeja puso renuncia en forma de su destino a causa de haberse valdado de una mano por una herida que en ella le infirieron, la de hallarse imposibilitado para el cumplimiento de sus deberes por estar manejando una negociación de minería fuera del pueblo y por otras causales legítimas, este Ayuntamiento vino en admitir su renuncia y siendo indispensable hacer nueva elección de otro individuo apropiado para esta vacante decretó que se cite al vecindario para el domingo veinte de este mes y que lo elija según lo previene la Constitución Política de la Monarquía Española; quedando encargados de esta operación los señores alcaldes, con lo que se concluyó la sesión de este día que firmaron … los señores por ante mí el secretario de que doy fe."

Firmantes:
José Luis Brambila
Ricardo Villaseñor
José Lucas Gómez
José Fernando Corona
Pedro Cabezud

lunes, 11 de julio de 2016

Abarrotes

La antigua tienda de abarrotes El Puerto de Mazatlán.


Por Enrique Herrera González


Con gran reconocimiento y agradecimiento a las laboriosas y bellas familias que trabajan en tiendas y tendejones, amén de los abarroteros de barrio, que persisten en su labor.

De mis recuerdos más intensos en la época de la infancia está el de la tienda de la esquina que en general llamábamos abarrotes y, como era el caso de la zona donde yo vivía, las cuatro esquinas que convergían en cada extremo de la calle estaban constituidas por la misma cantidad de “abarrotes”, que tenían el nombre del propietario o su apodo. Muchos barrios tenían la referencia del abarrote dominante, como el de La Ondina, El Churio, La Gloria, El Puerto de las Peñas, La Sin Rival, Los Arquitos, Las Montañas, La Aurora, El Faro, El Santo y sígale...
Y de niño era para mí un recorrido continuo al abarrote, pues sin importar que tan ocupado estuviera yo con mis juegos o fantasías mentales, mi santa madre sin ninguna consideración me interrumpía para enviarme a comprar azúcar, sal, chorizo , con “El Santo” o con “Las Vázquez”, con Bertha o con Lola, teniendo cada una cualidades que les distinguía siempre, pues el frijol era mejor con Bertha, el queso con El Santo, el pan con Las Vázquez y la competencia se daba en términos de preferencias en cuestión de amistades y de trato.
Había en todo abarrote cajas de madera como de un metro cúbico llenas de maíz, de arroz, de frijol con otras cajas más pequeñas que servían de “medidas” y eran de cinco litros, de uno, de medio y, detrás del mostrador acomodados en vitrinas, frascos y cajas de artículos variados, amén de jarras con leche, mermelada, jaleas y dulces caseros. El Santo, por su parte, era el anfitrión de todos los días a las 11 de la mañana de los contertulios regulares, pues a esa hora comenzaban a llegar sus clientes regulares para convivir en un ambiente pueblero de lo más jocoso, y era entonces cuando de atrás del mostrador sacaba enormes botellas llenas de mezcal que servía en vasos lecheros con botanas que iban desde carnitas, chicharrones, queso, cacahuates, pico de gallo hasta un puñado de sal sobre un pedazo de papel de “envoltura”.
Muchas veces mi madre me remitía a la hora de la comida a buscar a mi papá, que sin duda estaba con sus amigotes con bebiendo con “El Santo” y yo me rehusaba pues sabía que al llegar ahí sería objeto de ironías y de chistes de todos los afortunados señores que disfrutaban de “su sana alegría”, que luego ya entrado en refrescos que me regalaban, de plano me quedaba a escuchar los albures de tanta gente “alegre”, olvidando el motivo de mi llegada y, para cuando regresábamos a casa mi madre hecha una furia nos ponía de la basura a ambos, aunque lo abarrotado a mí nadie me lo quitaba. Pero esta añoranza me alegra el alma, amén que me entristece al ver que se va perdiendo la idea del abarrote con la vorágine moderna que ahora sucede, porque además del folklor que representan tales abarrotes, en sus olores y sabores, era el lugar del chismorreo que sustituía a nuestros periódicos actuales matutinos, pues ahí se enteraba uno de que la vecina de enfrente estaba un poquito embarazadita, y que la tía de Susanita se había pelado con el peluquero de la Ondina, que el Chilanga iba a tener otra fiesta sabrosa como las que convocaba cada jueves y domingo en su casa con música de violines y chelo. Tantas cosas sabrosas que hoy en día parece imposible rescatar de las garras de esos tendejones modernos que nos han invadido llamados supermercados o simplemente súper, que se caracterizan por su frialdad y ausencia de calor humano.
El ir al abarrote de compras era un recorrido de todo el día, pues por las mañanas se acudía por la leche recién ordeñada, el pan calientito y la calabaza, plátano y camote enmielados, sin faltar desde luego los tamales y el jocoque, a media mañana era la verdura, el arroz, el frijol y a medio día las tortillas con el queso. Para la merienda nuevamente la leche de la tarde y el pan también recién horneado. Sin embargo, lo más novedoso era que el tendero o tendera eran además consejeros, prestamistas, alcahuetes y financieros, pues en ellos se encontraba las más de las veces la solución a conflictos de todo tipo desde personales hasta económicos.
Son los abarrotes de antaño ese folklor de los pueblos que se ha ido perdiendo en el tiempo y que ahora añoramos, porque constituye sin duda una etapa simple e inocente de la vida de una generación como la mía que se resiste a aceptar la fría dinámica de urgencia y superficialidad con que fluye la existencia ahora mismo, en un mundo de cambio urgente donde no hay tiempo ya para vivir, sino solo para producir dinero y así comprar y comprar, tanto bien que se oferta dizque para hacer la vida mejor y ligera, cuando es todo lo contrario. Ya no hay tiempo para platicar con holgura en el abarrote, ni para sentarse sobre un saco de frijol a tomar una cerveza o una copa de mezcal con la charla alegre y picosa de los amigos. Ahora todo es rápido y furioso pues urge tener el ultimo plasma, equipo de computo, teléfono celular, etc. “pa´ comunicarnos mejor”.
Y de la comida ¿que tal? Ahora basta escoger de la oferta enorme de productos congelados y llenos de conservadores para luego descongelarlos en “el micro” y comerlos rápidamente para no perder tiempo. Y ahí vamos, ganando pero perdiendo enormemente. Platica Lupe Pérez Serrano (con “S”), que allá en su rancho había un tendero de abarrotes conocido como don Procopio, al que acudían todos los días todos los vecinos del barrio a comprarle sus productos y al llegar le decían: “don Procopio, me da un kilo de longaniza y el hombre sacaba de abajo del mostrador un galón de mezcal que servía generosamente en un vaso; "don Procopio, le dije longaniza", el hombre mirando el vaso expresaba: “por pendejo, me lo chingo”, enseguida llegaba una señora pidiéndole unos fósforos y nuevamente sacaba su mezcal que igualmente se servía con alegría, que, cuando la señora le señalaba su error, confirmaba de nuevo: “por pendejo, me lo chingo” y así pasaba el día haciendo pendejadas, para cuando cerraba el negocio iba ya en perfecto estado burro el buen hombre.
Y aún persiste el abarrote y se resiste a morir ante los embates furiosos de una comercialización agresiva, sin embargo mientras perduremos seres de esa añorada generación y sepamos trasmitirlo a los que nos siguen sin duda que subsistirán hasta siempre, pues el encanto de su existencia parece darle algún sentido a la vida como oasis de paz en ese agresivo y enorme desierto constituido de ofertas con cosas absurdas en lugar de arena con que los comerciantes masivos quieren someternos.
Bendito abarrote de mi tiempo que hoy vive aún, representas en mi ser no simple añoranza, sino toda una enseñanza de lo que el hombre es, sin pretensiones ni arrogancias, del valor supremo que representa lo simple y lo sencillo ante lo ostentoso y aparente de un mundo moderno que nos quiere empujar a la carrera sin sentido del apego y la posesión, a cambio de la felicidad y la paz.

viernes, 8 de julio de 2016

Noche de trova en el kiosco del jardín Constitución

Emmanuel Velázquez.

La actividad de este jueves en el programa del Encuentro Artesanal Autlán-Oaxaca estaba anunciado como una presentación del trovador autlense Emmanuel Velázquez en el kiosco del jardín Constitución. Sin embargo, la velada terminó siendo una muestra de dos estilos de trova, en cuanto a la interpretación y el contenido de las canciones.
Justo a las 20:00 hrs., ante un público de unas 80 personas instaladas frente al costado norte del kiosco, el trovador Darío Mora abrió el concierto con cuatro composiciones propias: la "romántica" Para olvidar, el huapango Vamos a la feria y las críticas y narrativas También pasa en la ciudad y Perdida, en las que describe las consecuencias de la falta de unión familiar.

Darío Mora.
La parte estelar de la noche estuvo a cargo de Emmanuel Velázquez, quien durante casi una hora interpretó piezas de diversas tradiciones, épocas y estilos: comenzó con Guitarra abandonada, del queretano Juan Carreón, y cantó música de compositores como Javier Krahe, Víctor Manuel, Pancho Madrigal, Gabino Palomares, Jesús Adrián Romero y otros, para terminar con el cielo ya oscuro y bajo una llovizna que, a pesar de no ceder durante un buen rato, no ahuyentó a su público.

martes, 5 de julio de 2016

Concierto del mariachi tradicional Ixtlauakuikani


Esta tarde en el kiosco del jardín Constitución el mariachi tradicional Ixtlauakuikani, de Cocula, ofreció un concierto dentro del marco del encuentro artesanal Autlán-Oaxaca. El concierto comenzó a las 20:20 hrs. y se desarrolló ante un público de más de cien personas.
Con una formación de cuarteto, con dos violines, vihuela y guitarrón, el mariachi dirigido por Emmanuel Miranda ofreció un repertorio basado en los típicos minuetes de Cocula (piezas de intención religiosa, instrumentales) pero que también incluyó versiones antiguas de sones jaliscienses, de Michoacán y Nayarit, muy conocidos actualmente con las versiones modernas, hechas con instrumentaciones más amplias.
La velada comenzó con el minuete Santa María del Río, siguió con los sones El relámpago y La media calandria, en el que se utilizó el guitarrón simultáneamente como instrumento de cuerda y de percusión, el minuete San Miguel, los sones El gallito, El buey, Las olas de la laguna y La negra, en la versión de José Marmolejo.
Después de un minuete sin nombre, recogido por el director del mariachi entre las piezas que se tocan en las fiestas religiosas de Cocula, el grupo cerró su programa con el son México lucido y las composiciones del director Las tortuguitas (minuete) y El venado (son). Después de la despedida el público les solicitó una pieza más, a lo que el mariachi respondió tocando una adaptación para mariachi tradicional de la canción Tierra mestiza, de Gerardo Tamez.

domingo, 3 de julio de 2016

Inauguración del Encuentro Artesanal Autlán-Oaxaca

Orquesta Típica de Ixtlahuacán de los Membrillos

La tarde de este sábado comenzaron las actividades del Encuentro Artesanal Autlán-Oaxaca, con un concierto en el kiosco del jardín Constitución. Al evento, que comenzó a las 19:20 hrs. asistieron una cantidad de personas muy difícil de determinar, pero que alcanzó varios cientos.
Después del protocolo de inauguración la Orquesta Típica de Ixtlahuacán de los Membrillos, dirigida por el profesor Emmanuel Miranda y completísima en su instrumentación y en su sonido, ofreció un concierto de música mexicana, el repertorio habitual de una orquesta de este tipo, acompañada por parte del Ballet Folcórico del mismo municipio, que ejecutaba sobre el kiosco las piezas que la orquesta interpretaba.
Ataviados con vestuario tradicional yucateco en homenaje a los 75 años de la Orquesta Típica de Yucalpetén, Yucatán, según explicó su director, comenzaron su programa con la polka De Torreón a Lerdo, para seguir con La pajarera, Las perlitas y Ventanita morada. Del centro y norte del país pasaron al sureste con las piezas Oye la marimba, de Agustín Lara, Tojolabal y Las chiapanecas, con una actuación espléndida de la marimba con que cuenta la orquesta.
Enseguida pasaron a la península de Yucatán con una adaptación a jarana de La bikina, de Rubén Fuentes, la guaracha La mestiza y Aires del Mayab, de Pepe Domínguez, con lo que dieron por terminada su participación.

Darío Mora.
Para cerrar la velada el trovador Darío Mora, originario de Hidalgo, interpretó con el acompañamiento de una guitarra electroacústica, algunas canciones tradicionales mexicanas, como La llorona, la chilena Atolito con el dedo, Canción mixteca y otras.

Vista de la muestra de artesanías.
Mientras tanto, en los alrededores del kiosco y dentro del jardín Constitución se podía ver la exhibición de artesanías de Autlán y Oaxaca, aunque todavía con espacios vacíos debidos, según los organizadores, a que muchos artesanos oaxaqueños no pudieron salir todavía de su Estado debido a los bloqueos carreteros de la CNTE. Así, pueden verse puestos en los que se exhiben artesanías en cuero, juguetes de madera, nieves y tejuinos, botanas de chapulines, cremas de concha nácar y bisutería, todo esto de Oaxaca. De Autlán podemos encontrar dulces típicos, trabajos en cuero, sillas de montar, artesanías en hoja de maíz, entre otras.

sábado, 2 de julio de 2016

Rockautlán Vol. 1

Los Olvidados.
Anoche en el Pinches Bar, en el primer cuadro de Autlán, tuvo lugar el festival Rockautlán Vol. 1, con la participación de cinco bandas locales y foráneas, de diversos estilos. Las puertas se abrieron desde las 20:00 hrs. y la música comenzó poco más de una hora después.
Con una asistencia de alrededor de 150 personas, el programa comenzó con la breve intervención del cuarteto de grunge Lithium, de Ciudad Guzmán, para dar paso a los locales Los Olvidados, de punk. Estos últimos hicieron un notable esfuerzo por participar, debido a que su baterista sufrió un accidente dos días antes del concierto y se encontraba disminuido físicamente; aún así hicieron una presentación de alrededor de media hora con piezas propias y covers de grupos consagrados del punk.

Calkutta Bitch.

El tercer grupo de la noche fue el grullense Calkutta Bitch, de trash heavy metal, que presentó una lista de composiciones propias, una de ellas nueva, entre las que destaca la desoladora Desierto y miedo. Este fue el primer grupo de la velada al que el público le pidió una pieza más antes de dejarlos retirarse del escenario. A ellos siguieron los tapatíos Above the blue, de nu metal, quienes con piezas propias con letras en inglés comenzaron a animar a los asistentes, algunos de quienes comenzaron un tímido slam frente a los músicos.

Rancho Posers.

Para finalizar, el dueto Rancho Posers (guitarra/voz y batería), también procedente de la capital del Estado, tuvo una accidentada participación ya sobre los primeros minutos del sábado, con un potente estilo y piezas propias con títulos como Mi tierra y Forastero.
El lugar donde se realizó la tocada lució prácticamente lleno, su arquitectura típica de la región (patio central rodeado por un corredor con techo alto y arquería) se convirtió en un marco espléndido para la música.

viernes, 1 de julio de 2016

Encuentros



Este fin de semana comenzará en Autlán una serie de actividades en las que artistas y artesanos del Estado de Oaxaca pondrán al alcance de los autlenses una muestra importante de su producción y de su cultura, en lo que se ha dado en llamar Encuentro Artesanal Autlán-Oaxaca. Durante poco más de dos semanas podremos conocer de cerca la gastronomía, la música, el baile y otras manifestaciones de la cultura popular oaxaqueña, junto con la actuación de artistas autlenses y de otros municipios de Jalisco. Sin duda, un acontecimiento de gran importancia, que no vemos en Autlán desde el año 2002.
Un mes casi exacto después, a principios de agosto, tendrá lugar otro encuentro entre la cultura popular autlense y la de otras latitudes, aunque esta vez en el sentido inverso: los grupos artísticos Ballet La Grana y Mariachi Rosales tendrán una importante participación como representantes de México en el Festival Internacional del Folklore Billingham 2016, en la localidad inglesa de Billingham. Se trata de un festival que tendrá este año su edición anual número 52 y a donde cada verano concurren grupos folclóricos de todo el mundo. Lo mejor es que este año los habitantes del norte de Inglaterra y sus visitantes podrán conocer no solamente las estampas más conocidas del baile folclórico mexicano sino que verán de cerca las manifestaciones de la cultura autlense en la estampa Autlán Costumbrista que el ballet tiene preparada desde hace años y en la música con que el mariachi acompañará las ejecuciones dancísticas de los dirigidos por Orlando Ramírez. Estos dos grupos tendrán también la oportunidad de tomar talleres de folclor de los demás países participantes y, a su vez, enseñar a los representantes de esos países los fundamentos de las expresiones culturales mexicanas.
Ignoro si los artistas oaxaqueños que nos visitarán en este mes lo hagan con apoyo de recursos públicos, pero sí estoy seguro de que los autlenses que irán a Billingham en agosto están en estos momentos buscando la manera de cubrir sus propios gastos de viaje; todo el apoyo que tienen seguro hasta la fecha es el que les ofrecen los organizadores del festival, consistente en el hospedaje y la transportación terrestre.
Ojalá que estos representantes de la cultura autlense encuentren el patrocinio, público o privado, suficiente para cubrir por lo menos una parte de los boletos de avión de los 25 integrantes de la comitiva.